Zaurgarritasunean indartsu

2020 / 08 / 26

Egilea / Autora: Harago Aholkularitza #teilakide-a

EUS // 

“Zer moduz zaude? Zerk kezkatzen zaitu? Zer behar duzu?” Zenbateraino daude presente gure lan eremuetan mota honetako galderak?


Lan eremuetan ere, pertsonak, dugun guztiarekin gaude (beldurrak, gogoak, kargak…). Aldiz, horietaz hitz egiteko ohitura ez da nagusitzen lantaldeetan. Badirudi barruko ahots batek esaten digula lan espazioa horiek adierazteko tokia ez dela. “Nola esan lur jota nagoela? Nola adierazi beldurrak lo egiten uzten ez nauela? Nola adierazi oso nekeza zaidala telelana egitea?” Nola?


Ez. Berriro, barruko ahotsak “ezin naiz bertan zaurgarri agertu” esan dit akaso. Ahuldadea erakustea arriskutsua dela, edo ez nauela toki unean uzten… Denok barne ahots antzerakoekin gabiltza, ordea. Ahul agertzeari eutsiz maiz. Gogor, ez dadila sumatu.

Zer gertatuko litzateke adierazten hasiko bagina? Barruko ahots hori “zergatik ez?” batengatik aldatuko bagenu? Ikusi ditugu emozioak adierazteari tokia egiten hasi diren lan taldeak. Beraiekin momentu magiko hori bizitzeko pribilegioa izan dugu. Barrutik hitz egin duen lehen kidearen ausardia eta gainerakoen biguntzea. Irekitzen den espazioa, ematen den baimena. Ahuldadeari tokia egitearekin berarekin, taldeak barrutik indartzen sumatu ditugu. Askatzen… eta benetan direnarekin konektatzen. Taldeak, pertsonek (garen guztiarekin) osatzen baititugu.
Zuen taldea emozioei tartea egiten hasi nahi duen horietako bat bada, bizitzen ari garen egoeraz elkarrizketa bat izaten hasteko proposamena duzue hemen:


 Banaka erantzuteko galderak:
Nola da lanetik kanpoko nire errealitatea momentu honetan? Zer zait zaila? Zer egiten ari zait gustoko?…
Zer eskatuko nioke taldeari?


 Guztiei entzun eta gero, bigarren erronda batean:
Entzun dudana kontuan izanik, zer eskaini nahi dut nik? (taldekide bati edo talde osoari izan daiteke). Zer nahiko nuke talde hau izatea garai hauetan?
Elkarrizketa on!

CAS// LA FORTALEZA DE LA VULNERABILIDAD

“¿Cómo estás? ¿Qué te preocupa? ¿Qué necesitas?” ¿Hasta qué punto están presentes este tipo de preguntas en nuestros espacios de trabajo? También trabajando, las personas estamos con todo lo que traemos: miedos, ganas, cargas… Sin embargo, no es habitual que en los equipos de trabajo estén presentes. Parece que una voz interior nos dice que el trabajo no es un lugar para expresarlas. ¿Cómo mostrar que estoy abatida? ¿Cómo decir que el miedo no me deja dormir? ¿Cómo expresar que me cuesta el teletrabajo? ¿Cómo?


No. Quizá la voz interior me dice que “no puedo mostrarme vulnerable aquí”. Que la debilidad es peligrosa, que no me deja en un buen lugar. Pero todas tenemos voces parecidas. Y nos resistimos a mostrarnos débiles. Dureza, que no se note.


¿Qué sucedería si empezáramos a expresarlo? ¿Si transformáramos esa voz interior por un “por qué no”? Hemos observado a equipos que dan lugar a las emociones, desde el privilegio de poder vivir esos momentos mágicos. La valentía de la primera persona que habla desde dentro, cómo se ablandan los demás. Se abre el espacio, surge el permiso. Y hemos visto reforzarse desde dentro a los equipos, desde ese dar lugar a la debilidad. Liberándose, y conectando con lo que son, con la autenticidad.
Si vuestro equipo es de los que quiere empezar a dar lugar a las emociones, os proponemos una conversación centrada en la situación inusual que vivimos:


 Preguntas para responder individualmente:
¿Cuál es mi realidad fuera del ámbito laboral ahora mismo? ¿Qué se me hace difícil? ¿Qué me ayuda? ¿Qué le pediría al equipo?
 Tras escuchar a todos, en una segunda ronda:
¿Teniendo en cuenta lo que he escuchado, qué quiero ofrecer yo? (a una compañera, o a todo el equipo). ¿Qué tipo de equipo quiero que seamos, en esta fase?


Que tengáis una conversación enriquecedora.